Exposición Nacho Bolea ‘MIKADO’

El Vicerrectorado de Cultura y Política Social de la Universidad de Zaragoza inaugura su programa de exposiciones para el curso 2012-2013 con la muestra titulada Mikado del artista aragonés Nacho Bolea, que podrá verse en la Sala Luis Buñuel del edificio Paraninfo desde el 25 de septiembre de 2012 al 13 de enero de 2013.

Mikado en el Paraninfo de la Universidad de Zaragoza

Mikado es un juego de palitos chinos cuya dinámica consiste en expandir y concentrar, extender y recuperar, tirar y recoger con habilidad, y es también el nombre elegido por el artista Nacho Bolea (Zaragoza, 1966) para esta exposición que reúne una selección de obras de diferentes formatos y técnicas –pinturas, collages, objetos, libros de artista y películas– realizadas a lo largo de la última década, muchas de ellas inéditas o exhibidas parcialmente en proyectos colectivos. Obras que dejan bien al descubierto todo el equipaje del artista, sus fobias y filias, su bagaje visual, sus lecturas y sus obsesiones, en un aparente torbellino de imágenes construidas, deconstruidas y reconstruidas, de miradas cruzadas que, pese a su apariencia azarosa o aleatoria, no dejan de tener su dinámica interna. Dinámica donde la exploración, la aventura y el juego asociados al pasado y al recuerdo infantil, el erotismo, el gusto por la contemplación ociosa, por el extravío arbitrario y por el hallazgo sorpresivo, como también los tributos artísticos y literarios, adquieren un papel destacado, proponiendo al espectador la posibilidad de desmontar las piezas, esparcirlas sobre el tablero y recomponerlas de nuevo pero de otro modo, cogiendo de aquí y de allí, eliminando e incorporando, creando a partir de lo mismo mundos paralelos y personales, en un imaginativo juego sin fin.

 Horario de visitas:
De martes a sábado de 11 a 14 y de 17 a 21h
Domingos de 11 a 14h

 

Etiquetado , , ,

Estela Álvarez Ruiz y su «Magna Animalis» en la galería Finestra Estudio

Estela Álvarez Ruiz y su «Magna Animalis» en la galería Finestra Estudio

 El 13 de septiembre se inauguró la exposición, a la que tuve el placer de asistir, «Magna Animalis» de la joven artista Estela Álvarez en la galería Finestra Estudio.

 Estela Álvarez Ruiz (27 de agosto de 1983, Badajoz) comenzó sus estudios de dibujo y pintura en el Estudio Cañada de Zaragoza. En la misma ciudad cursó el Bachillerato de Bellas Artes en la Escuela de Artes y Oficios, donde ya fue galardonada con premios como el de cerámica del curso 2000/2001, para después trasladarse a Barcelona y licenciarse en Bellas Artes en la Universidad de la ciudad.

 Pasos agigantados son los que ha dado la artista en tan solo unos años. No solo ha recibido múltiples premios por su trabajo, sino que ha participado en varias exposiciones, hasta ahora, colectivas (muchas de ellas en la Finestra Estudio).

 Se califica a sí misma como «artista multidisciplinar», y no es de extrañar pues los que hemos seguido su trayectoria hemos podido comprobar que no solo es una dibujante con un manejo del carboncillo espectacular, sino que además no le da miedo nada y se atreve con técnicas de grabado, aguadas con acrílico y tinta, serigrafía e incluso talla de madera. Por supuesto sin olvidar el complicado óleo.

 Esta vez, con «Magna Animalis» nos trae un trabajo diferente del que estamos acostumbrados a ver, no solo ya en sus trabajos sino en muchas otras muestras de arte. Retratos de animales que originariamente fueron tomados con una cámara y un objetivo de ojo de pez y plasmados después por la artista en cuadros de gran formato empleando una técnica mixta: dibujos cosidos (técnica que ya utilizó en unos deliciosos cuadros de bailarinas, como trabajo dentro del colectivo Caos Lab.) y pintura acrílica sobre tela.

Hilos, aguadas y goteos se unen en perfecta armonía para ofrecer como resultado unos cuadros divertidos, animales plasmados con un punto de vista risueño que nos traslada a los mundos felices de la infancia. Animales que nos miran y nos hacen sonreír, pero que esconden detrás un trabajo de meses de la artista.

 Divertidos, como el cuadro de Martín (el cerdito que preside la sala) y deliciosos, como el cuadro que lleva el nombre de Pavo, en el que podemos ver el trabajo y el esfuerzo que hay detrás del cosido que lo compone. Además, en la muestra, ambientada con césped en el suelo, que nos evoca lo campestre, al «hilo» del tema: animales, se pueden ver también las fotografías originales tomadas con el ojo de pez.

 Sin lugar a dudas para ir a ver. Divertida, con un trabajo detrás minucioso y con una técnica original.

 Las obras se pueden ver (y adquirir si se desea) hasta el 19 de octubre en la galería Finestra Estudio.

 

Galería Finestra Estudio

http://www.finestraestudio.es/cgi-bin/finestra.pl

http://www.finestraestudio.com/Exposiciones1/Magna-Animalis/

Calle Zumalacárregui, 12 (Zaragoza)

Horario de lunes a viernes de 10:00 a 14:00 y de 18:00 a 21:00. Sábados de 12:00 a 14:00

 Flickr de Estela Álvarez

http://www.flickr.com/photos/loreak/

 

Irene Achón Lezaun

http://ireneachon.wordpress.com

 

PROJECT X. Seis semejanzas y una diferencia con “Paranormal Activity”

Una diferencia entre Paranormal Activity (Oren Peli, 2007) y Project X (Nima Nourizadeh, 2012):

  1. La primera me aburrió soberanamente y la segunda es un divertimento con todas las letras que te mantiene con los ojos abiertos.

Seis semejanzas entre Paranormal Activity (Oren Peli, 2007) y Project X (Nima Nourizadeh, 2012):

  1. Ambas son una película de terror. La primera para todas aquellas personas que tienen un miedo atroz a la oscuridad y a los ruidos nocturnos extraños. La segunda para todos aquellos padres que tienen pesadillas cada vez que dejan a su hijo adolescente solo en casa tranquilizados gracias a unas sinceras palabras mágicas: “Que solo voy a invitar a unos pocos amigos”.
  1. Ambas están grabadas con cámara doméstica para fingir el hecho de que se trata de un suceso real. En ambos casos he ido a mirar en Internet si la película estaba inspirada en un caso real. Podéis sorprenderos si también buscáis vosotros.
  1. Tanto en la primera como en la segunda, la casa va a ser un protagonista más, viviendo una evolución clave para la trama.
  1. Ambas tienen padrinos de lujo. La primera tiene a Steven Spielberg, y la segunda a Todd Phillips.
  1. La primera tiene ya varias secuelas y la segunda tiene pinta de querer apuntarse al carro de las sagas… aunque está por ver.
  1. Finalmente, la semejanza clave por la que he pensado en Paranormal Activity al ver Project X. En ambas existe una evolución gradual muy bien construida que hace que poco a poco tu punto de vista vaya cambiando sin apenas darte cuenta.

    En Paranomal Activity comienzas por asustarte (o la película intenta comenzar por asustarte) con puertas abriéndose y luces que se encienden. Poco a poco, vas interiorizando esos sucesos paranormales y terminan por no asustarte. En escenas sucesivas toleras puertas que se abren y luces que se encienden, y lo asumes como normal, por lo que la película debe introducir nuevos elementos.

    Mientras tanto, en Project X comienzan con apoyarse en el coche del padre del anfitrión, por hacer ruido de madrugada o por romper el cristal de una ventana. Primero, recibimos todo eso con un “ay dios, le van a destrozar la casa” pero luego ya lo empezamos a tolerar y lo cubrimos todo con un “puede pasar”, por lo que la película debe introducir nuevos elementos. De este modo se alcanza un desfase de tal magnitud que las fiestas ochenteras de coches, motos, cervezas, porros y peleas parecen meriendas de preescolar. Los tipos de American Pie (Paul Weitz, 1999) no aguantarían ni dos horas en esta fiesta. Y sin embargo todos, en el fondo, querríamos estar allí.

Sombras tenebrosas. «Bienvenido a casa, Barnabas Collins»

 

Sombras tenebrosas (Dark Shadows), Tim Burton. Warner Bros. USA, 2012

Género: Comedia, fantástico

Reparto: Johnny Depp, Michelle Pfeiffer, Helena Bonham Carter, Eva Green, Bella Heathcote

Barnabas Collins (Johnny Depp) es un niño que parte con su familia desde Liverpool hasta América para comenzar una nueva vida en 1752. La ciudad elegida, Collinsport, es casi dominio de esta familia 20 años después de su llegada. El ya adulto Barnabas, poderoso y atractivo, comete un error: romper el corazón de Angelique Bouchard (Eva Green), una bruja que, despechada, decide castigar a Barnabas quitándole lo que más quiere, convirtiéndolo en vampiro y sepultándolo. Dos siglos después, en 1972, Barnabas despierta con sed de sangre. Regresa a la que era su mansión y allí conoce a sus consanguíneos actuales. Del emporio que su padre había conseguido en el siglo XVIII no queda casi nada. Barnabas Collins decide, junto a la nueva cabeza de familia, Elizabeth Collins Stoddard (Michelle Pfeiffer), levantar de nuevo lo que en su día fue casi un reino. Barnabas no sabe que, además de que la familia tiene un Chevrolet y no caballos, muy cerca de allí tiene un viejo enemigo…

Tim Burton, el director, vuelve a utilizar el ser romántico solitario que no encaja en el mundo que le rodea. Como ya hizo con Eduardo Manostijeras (Edward Scissorhands, 1990), sitúa a un personaje dentro de un mundo que no conoce y que le sorprende. Barnabas y Edward (también interpretado por Depp) comparten, además de su soledad, su poder de atracción hacia las mujeres que les rodean; aunque, a diferencia del asustadizo Edward, Barnabas nos hace reír, o al menos, no nos produce la sensación de angustia que teníamos cada vez que veíamos al chico de manos de tijera enfrentarse a lo desconocido.

Brujas, vampiros y otras criaturas conviven en la pequeña y en la gran pantalla con nosotros en la actualidad, quizás por eso, Burton no ha elegido una buena época para tratar este tema si lo que quería era sorprender. Con un humor que produce alguna carcajada suelta, el director nos ha regalado una película entretenida, para ir a ver con adolescentes pero quizás no con niños por alguna escena de terror vampírico, pero que no nos deja la huella de sus anteriores obras maestras. Tal vez debería haber arriesgado un poco más y dejar de lado lo cómico, que queda un tanto flojo, centrándose más en el drama del castigo que sufre Barnabas Collins.

Con un par de intentos de sorpresa al final, el argumento se pierde entre personajes e historias cruzadas. Algunas de estas quedan incompletas y no se entienden en el conjunto, al igual que algún personaje, como el del hermano de Elizabeth Collins, Roger Collins (Jonny Lee Miller). Puede deberse a que la película está basada en la serie homónima, creada por Dan Curtis y emitida entre 1966 y 1971, y que el guionista del largometraje (Seth Grahame-Smith) no ha sabido depurar suficiente, dejándonos al final de la proyección una sensación de extrañeza.

Aunque es una película que yo no recomendaría a alguien que nunca ha visto nada de Tim Burton, Sombras tenebrosas recupera bastante el espíritu del director que los fanáticos echábamos de menos. Aun siendo más comercial de lo que nos habría gustado, el escenario, la fotografía y el vestuario vuelven a ser un delicioso regalo para los ojos de los amantes de lo gótico y lo tenebroso; y la historia del individuo aislado conquista a los espíritus más románticos.

El tráiler, desde luego, no le hace ningún favor al filme. Cuando lo vi pensé que era una comedia de risa fácil y, aunque hay algún chiste más previsible que otro, no es así. Fui al estreno esperándome lo peor y quizás por eso salí del cine más satisfecha de lo que esperaba.

Con un reparto más que decente y unos escenarios muy variados que no dejan aburrirse, Burton nos ha dejado una película que no llegará a ser de culto pero que al menos nos recuerda que, si quiere, aún puede ser el creador atrevido y arriesgado que no deja indiferente.

Irene Achón Lezaun

Exposición Art-Studio Gustavo Freudenthal (Zaragoza, 1906-1930)

Gracias a la Universidad de Zaragoza y a la Real Sociedad Fotográfica de Zaragoza se puede visitar hasta el 24 de junio en el Paraninfo una magnífica recopilación de fotografías de Gustavo Freudenthal. Realizadas entre 1906 (llegada de Freudenthal a Zaragoza ya como Proveedor de la Casa Real) hasta 1930 (año en el que decide dejar su estudio fotográfico).

Entre las fotografías de Freudenthal encontramos excepcionales retratos, entre los que podemos reconocer a Trinidad Castillo, Pilar Bayona, Cecilia e Isabel Ballo, Constancia Comín, el Mariscal Hindenburg o al mismísimo Albert Einstein (que estuvo en Zaragoza, por segunda vez, entre el 12 y el 14 de marzo de 1923). Una bellísima joven de identidad desconocida y otras muchas nos miran mientras paseamos entre esta deliciosa colección.

Los que visiten la exposición podrán disfrutar también de los reportajes que recogen estampas hogareñas, como el realizado a la familia Escoriaza-Averly o el de los Guillén-Bernad. La muestra recoge también reportajes de hípica; automovilismo; sociales, como el fin de curso de bachillerato del colegio zaragozano Jesús María-El Salvador, una foto de la casa de amparo, e incluso fotos muy curiosas como las realizadas durante las obras de los urinarios públicos de la Plaza de España de Zaragoza. Se pueden contemplar fotografías de paisajes: el valle de Ordesa, Jaca y Panticosa, el Monasterio de Piedra y unas vistas privilegiadas de Ansó, Huesca; y del Roncal, Navarra. Una gran variedad de imágenes es la que nos ofrece Gustavo Freudenthal, y es que este fotógrafo trabajó en diferentes campos, incluyendo el fotomontaje. De este tipo de composición podemos contemplar el único, al menos, localizado, inspirado en el cuadro de Goya La gallina ciega, siendo, sin duda, una de las fotografías más divertidas de la colección.

En cuanto a la técnica, caben destacar unas tomas excelentes y reconocer la maestría del fotógrafo en el manejo de la iluminación. Con respecto a los materiales, son diversos los que empleó con resultados muy diferentes: gelatinas de revelado químico, finos papeles de celulosa al cloruro… Los más entendidos podrán apreciar virajes o coloreados al oro, al sepia… Delicado no solo en la captura de imágenes y en el revelado, sino también en la entrega final al cliente: fotografías montadas en paspartú, a veces montadas en cartulina con ventana que solía incluir la firma o sello del estudio (gracias a la excelente conservación de algunas de las fotos, este gesto aporta un carácter aún más histórico a las mismas).

Muchos originales y algunas copias fotográficas componen, en definitiva, una exposición encantadora para cualquiera, amante o no de la fotografía. Un excelente trabajo de su autor que hoy nos llega gracias a la conservación de sus propietarios y al trabajo de recopilación de la Universidad y la Real Sociedad Fotográfica, ambas de Zaragoza. Trabajo e ilusión se aprecian detrás de una exposición que recomiendo ir a ver con tiempo y calma para saborearla como se merece, o incluso, visitarla en más de una ocasión. Creo que muy pocos esperaban tantas fotografías, el maravilloso estado de las mismas y la riqueza temática. Servidora repetirá, desde luego.

 

Información sobre la exposición: http://moncayo.unizar.es/unizara/actividadesculturales.nsf/Agenda?OpenFrameSet

 

Real Sociedad Fotográfica de Zaragoza: http://www.rsfz-es.com/

 

Irene Achón Lezaun

http://ireneachon.wordpress.com

A %d blogueros les gusta esto: