UN MÉTODO PELIGROSO. Cronenberg y la psicosis sexual, punto de vista teórico

Para quien haya seguido la trayectoria de David Cronenberg considerará evidente que existen varias fases de diferencia difusa en su filmografía. Pero por todos es sabido que hasta más allá de la mitad de su carrera explotó lo que se conoció como “nueva carne”.

En el trabajo Nueva carne y psicología, elaborado por José Carlos Loredo, Jorge Castro, Belén Jiménez e Ivan Sánchez, se describe como: “una expresión estética basada en la transformación del cuerpo humano que ocurre normalmente por la fusión entre el organismo y la materia, la mayoría de las veces, tecnológica”.

David Cronenberg relacionaba a su vez esta expresión estética, en muchas ocasiones, con otro tipo de fusión: el sexo. De esta forma, su filmografía está plagada de sexo y nueva carne. Por ejemplo: en Vinieron de dentro de… (1975) un científico crea unas babosas que convierten a sus víctimas en asesinos insaciables sexualmente; la protagonista de Rabia (1977) tiene un apéndice fálico en su axila con el que desangra a sus víctimas; a través de Videodrome (1983) nos sumergimos en un submundo de pornografía snuff y cintas de vídeo mutadas; o la excitación sexual que los protagonistas de Crash (1996) sienten con los accidentes automovilísticos.

A todo esto se le puede añadir sin miedo las crudas escenas de sexo que se pueden disfrutar con el humano mutado de La mosca (1986) o los bizarros personajes de El almuerzo desnudo (1991) entre otros clásicos.

Parece pues evidente, aun después de un análisis tan superficial, que David Cronenberg tuvo que empaparse de mucho material psico-sexual para crear una expresión estética y psicológica tan impactante como aquella de la que se ha hecho embajador. E incluso antes de ver Un método peligroso, cualquiera habría ya hilado a éste con Sigmund Freud o Carl Jung.

Todos los ensayos y libros que decoraron la mesa del director durante tantos años se resumen en la última película que ha estrenado en cines. Pero seguramente este homenaje tardío a los inspiradores de su nueva carne no quiso convertirlo en un drama biográfico al uso, sino que lo ha convertido en una especie de broche a la cultura que él mismo creó. Si se vuelve a ver Un método peligroso justo después de un maratón de su filmografía anterior, podría descifrarse en cada comentario de los protagonistas una referencia a sus películas psico-sexuales clásicas.

Es como un regreso a la nueva carne pero encorbatada, comiendo con cuchillo y tenedor en vez de con las manos directamente de las entrañas de un cadáver, teniendo sexo en una cama en vez de en mitad de un accidente automovilístico (aunque sin olvidar la violencia) y sustituyendo la presentación gráfica del mutante sexual por aquél que lo creo teóricamente entre extensos textos de palabras de diccionario.

Aunque bien es cierto que los comentarios que me han llegado acerca de Un método peligroso difieren con éste, por lo que también podría resultarle una densa sucesión de escenas de personas hablando. Que, dicho sea de paso, en realidad es lo que es.

Adrián Gómez

twitter.com/agomezgz

escritorioenobras.com

Anuncios

3 pensamientos en “UN MÉTODO PELIGROSO. Cronenberg y la psicosis sexual, punto de vista teórico

  1. beatriz dice:

    Yo vi ayer esta película y la primera palabra que me viene a la mente -parafraseando una escena- es aburrimiento. Me pareció tediosa, confusa y simplista. Bien es verdad que harían falta muchas horas de metraje para dar cuenta de todo lo que pretende, pero precisamente por eso se queda en un esbozo de las teorías de Freud y de Jung y hace de estos personajes unos seres un poco de cartón piedra.

    Gracias a tu comentario sobre la nueva carne tengo otra visión de la película, pero no por ello mi primera impresión cambia.

    • Escenas como las de Jung y Freud leyendo una extensa sucesión de cartas podrían ser metáforas críticas de la película. Gente hablando sin parar puede aburrir. Es lógico. Seguramente si no hubiera estado entretenido en buscar autorreferencias yo también me hubiese aburrido. Pero tuve la suerte de disfrutarla. No creo que me la juegue otra vez. Jeje.

  2. […] La piel que habito (Pedro Almodóvar, 2011). 2. La vida en un día (Kevin Macdonald, 2011). 3. Un método peligroso (David Cronenberg, 2011). 4. Attack the block (Joe Cornish, 2011). 5. The artist (Michel […]

Deja tu opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: