Archivo de la categoría: Una pequeña seña de identidad

Pedro Perún Serrano, conocido como Pierre d. la en el mundo de la poesía visual.

“Sacar los fusiles los podemos sacar pero primero cambia tú y luego, todo lo demás”

“De un encuentro no casual”

La entrevista se produce en un ambiente distendido. Dos coca colas y un café con leche frío para mi acompañan los movimientos de Pedro y traducen mi mirada inquisitiva. Una persona tímida que en un momento te puede conmover, templar o dispersar cualquier idea fija. Derrepente Pedro se sorprende, se le ha tambaleado una idea fija. No se puede creer que haya podido definir qué es la poesía visual.

–         Nunca he podido definirla.  Me encuentro contigo y la defino.

Dos personas desconocidas con una confianza que no siempre se da.

–         ¿Qué se te ha caído?,  le pregunto yo.

–         Se me cae la cartera, la tarjeta del autobús, las llaves.  ¡Se me cae todo! Voy a pedirme otra coca cola, ¿quieres algo?

–         No, gracias.

Escribo rápidamente ese momento, la memoria no da para tanto…

 

Aitana de Miguel.-  ¿Qué es la cultura alternativa para ti?

Pierre d la.- Es una pregunta complicada. Lo alternativo puede ser aquello que no gusta demasiado a las masas… ¿no? No lo sé. Creo que lo alternativo varía según la posición que tú tomes, para mi no es algo alternativo aquello que no me gusta porque me considero una persona normal. Si me preguntas por la cultura que puede ser revolucionaria para el poder o por la cultura que se mueve por sus propios medios, tal vez eso puede ser alternativo.

ADM.- ¿Porqué Pierre d. la  y no Pedro Perún Serrano?

PDL.- ¡Con lo bonito que suena mi apellido! Todo empezó con el grupo Ecrevisse. Jugando y jugando, todos nos pusimos nombres afrancesados. Como me llamo Pedro, me puse Pierre. En aquella época no teníamos dinero y bebíamos Champagne Delapierre, así que le día la vuelta.

ADM.- ¿Ecrevisse? ¿Cangrejo de río?

PDL.- Esa es la traducción literal pero, entre nosotros, fue un grupo de 5 amigos que en los años 90 hicieron muchas cosas alternativas en esta ciudad.

ADM.- ¿5 amigos con intereses comunes?

PDL.- Si, la creatividad. Nos reuníamos los domingos en un acto lúdico y compartíamos libros y surrealismo. Lo que empezó siendo literatura se convirtió en exposiciones de pintura, collage, bocetos, poesía, etc.

ADM.- Incluso hay una tesina vuestra del profesor universitario Manuel Sánchez Oms.

PDL.- Sí, además fue curioso porque gracias a ella descubrí cosas de mí que desconocía. Manuel estuvo investigándonos de forma muy exclusiva.

ADM.- Y ahora, ¿qué haces?

PDL.- “Poisson Soluble”. Un sobre y un DINA4 con un texto y un logo. Está plegado  y metido en este sobre. ¿Quieres uno? Es broma. Es mucho más. Cada sobre está dedicado a un escritor. A través de este medio doy a conocer artistas vinculados al surrealismo que me interesan.

ADM. ¿Me puedes poner un ejemplo?

PDL. Sí claro. Hay varios números, el número 7 está dedicado a Raymond Rousell. Participan varios artistas de aquí entre ellos; Julieta Lahoz y Victor Montalbán. Cada uno hace una función en este poisson, Julieta recita un poema de Rousell en francés o Victor se encarga del cartel de presentación. Me dejo mucha gente sin nombrar, en total llevamos siete números.

ADM.- ¿Qué es la poesía visual?

PDL.- ¡Menuda pregunta! ¡Me pides que defina la poesía visual! ¡Nunca he sabido definirlo!

ADM.- Adelante.

PDL.- Voy a citarte una cita del poeta Isidore Ducasse en su obra: “Los cantos de Maldoror”. “Bello como el encuentro fortuito entre una máquina de coser y un paraguas en una mesa de disección”

ADM.- ¿Perdón? ¡Me he perdido!

PDL.- Esa oración es una imagen en sí. ¿Te la repito?

ADM.- Creo que no. Si no he entendido mal, serían dos realidades distintas que unidas crean una única realidad.

PDL.- Sí. Es prácticamente tan vieja como la poesía escrita, ya en las caligrafías del poeta griego Simmias de Rodas se puede encontrar poesía visual. No fue inventada por las vanguardias del siglo XX.

ADM.- ¿Cuándo decidiste dedicarte a la poesía visual?

PDL.- No hubo un instante concreto. Siempre me ha guiado “La pulsión”.

ADM.- ¡La pulsión!

PDL.- Cuando era pequeño leía compulsivamente, de hecho, yo soy autodidacta. Yo siempre he tenido la necesidad de crear, ha sido una pulsión vital.

ADM.- ¿Una vocación?

PDL.- No. No me gusta el sentido judeo-cristiano que le da la religión cristiana a esa palabra. La poesía es una pulsión artística. Es mi forma de transformar el mundo.

ADM.- ¿A través de la poesía visual?

PDL.- Sí. Ese tendría que ser el instinto de todos los artistas.

ADM.- ¿Te consideras artista?

PDL.- No. Yo no soy artista.

ADM.- ¿Qué es ser artista para ti?

PDL.- Tal vez la Real Academia diría que es una persona que está dotada de la virtud necesaria para realizar obras de arte, pero… ¿qué es una obra de arte?

ADM.- ¿Algo que está creado por un artista y que tiene una utilidad?

PDL.- Para mí no. Realmente, ¿quién necesita una obra de arte? El arte solo tiene que provocar algo en tu interior. ¡Esa es su función! Yo puedo coger cualquier objeto y transformarlo en otro objeto y que provoqué una emoción en quien lo está viendo.

ADM.- ¿Y ese “pero” que me has dejado sin contestar?

PDL.- Hay muchas personas que dicen ser artistas y que están vacíos de espíritu. ¡Cuidado con esto! Estas personas me provocan desconfianza.

ADM.- Tal vez les falta creatividad.

PDL.- No me atrevo a afirmarlo. No me gusta cómo se utiliza la palabra “artista”. La creatividad es  otra cosa; es una constante búsqueda, una constante transformación. Dependerá de la intención que haya detrás de palabra “artista” me podré considerar o no.

ADM.- Me pareces una persona rebelde.

PDL.- Con 42 años, creo en la revolución interior. Por supuesto que sacar los fusiles los podemos sacar pero primero cambia tú y luego, todo lo demás.

ADM.- ¿Te imaginabas la vida así cuando eras pequeño?

PDL.- La verdad es que no recuerdo tener una idea concreta en algún momento de mi vida. Nunca he tenido grandes expectativas. Estudié algo relacionado con las nuevas tecnologías. Nunca me dediqué a ello.

ADM.- ¿La vida tiene obstáculos?

PDL.- Muchos. Aunque también está la capacidad de saltarlos o jugar con ellos. Uno mismo genera las cosas en la vida.

ADM.- ¿Olvidar o perdona?

PDL.- No hay nada que perdonar cuando no hay grandes expectativas. Olvidar los malos momentos. Aunque claro, no puedo quitarme mi historia, soy ella misma. Lo mejor es vivir, mantener la capacidad de sorpresa, apreciar la belleza en cada instante. El azar, esos pequeños momentos que te hacen sentir algo que te llama la atención.

ADM.- ¿No tienes expectativas? ¡No te puedo creer!

PDL.- Soy un poco exagerado. Como todo el mundo, cuando era pequeño tenía más expectativas. Cuando vas creciendo vas cambiando las prioridades, hoy por hoy mi principal expectativa es estar bien conmigo mismo y con demás.

ADM.- ¿Escribes en minúscula después de un punto y aparte?

PDL. – ¡Uy! Todo, absolutamente todo lo escribo en minúsculas. Soy un poco borde cuando me lo propongo pero eso es otra historia…

 

http://solublepoisson.blogspot.com.es/

http://anorakediciones.es/?tag=pierre-d-la

http://boek861.blog.com.es/2010/03/18/pierre-d-poeta-visual-8198971/

http://puz.unizar.es/detalle/105/L%B4+%C9crevisse+%E9crit.++La+obra+pl%E1stica-0.html

Anuncios

Entrevista Javier Millán

Francisco Javier Millán es productor de profesión y aventurero de corazón. En esta entrevista dejamos a parte ese espíritu y nos centramos en conocer a uno de los productores más prolíficos del panorama cinematográfico de Aragón. Javier Millán acaba de ganar el premio a la mejor de dirección de producción de la Semana del Cine y la Imagen de Fuentes de Ebro SCIFE 2011 y el premio al mejor cortometraje aragonés en el Festival de Zaragoza con “Amores ciegos” de Marisé Samitier. Nosotros no podíamos faltar a esta cita ni tampoco podíamos dejar de entrevistar a este profesional y gran amigo de nuestra sección de cine.

ADM.- Francisco Javier estudiaste Biblioteconomía y Documentación en la Universidad de Zaragoza. ¿Qué querías ser de mayor?

FJ.-  Yo quería ser conductor de trenes, maquinista, pero “En busca del Arca Perdida” se cruzó en mi camino.

ADM.- ¿Steven Spielberg se cruzó en tu camino?

FJ.- ¡Ya me hubiera gustado!, mi infancia y mi adolescencia están marcadas por su cine. Mis películas de cabecera son “Los Goonies”, “El secreto de la pirámide” y “Encuentros en la tercera fase”. El cine de Spielberg no solamente me enseñó a descubrir el séptimo arte, sino también me ha influido en mi personalidad y educación emocional.

ADM.-  ¿Cómo llegó esta profesión a ti?

FJ.- Yo tuve varios trabajos, entre ellos, profesor de documentación y vendedor en el FNAC de Zaragoza; siempre los compaginé con el trabajo en la Asociación cultural Grupo Impacto Films que sería la semilla de lo que luego ha sido Impacto Producciones como empresa.

ADM.-  En tu carrera como director hay tres cortometrajes y tres largos. El más importante fue “En Silencio”. ¿Cómo surgió está película?

FJ.-  Después de “La Semilla Humana”, mi segunda película, quise dejar la asociación, tirar la toalla, pero en ese momento Miguel Angel Mañas, actor y director de teatro, escribió un guion pensado para mí, y ese guión era “En Silencio”

ADM.- ¿Cuál es tu estilo como director?

FJ. Reconozco que tengo un forma muy clásica de filmar y muy influenciada por el cine de los años 80. Cuando planifico las escenas pienso mucho en como quedarán montadas, y es en ese proceso, donde ya imagino que tipo de música me gustaría insertar. La música en el cine es un recurso imprescindible que muchos directores olvidan.

ADM.- Observo que la música ha sido también muy importante en tu vida, no?

Realmente no me considero un melómano, no soporto las canciones de moda. Mi formación musical ha ido paralela siempre al cine, compositores como John Williams o Jerry Goldsmith siempre me han fascinado. Uno de los mejores días de mi vida fue cuando pude conocer en persona a Jerry. Le echo mucho de menos.

ADM.- Descríbeme en tres palabras que significa el cine para ti.

FJ. Emoción, sentimientos y aventura.

ADM. Y después de tanto bagaje en esta profesión, ¿ahora qué?

FJ.-  En este momento me encuentro en un punto de inflexión, estoy desencantado de esta profesión, tal vez porque la idealizaba cuando era joven. A veces me da la sensación de que he nacido en el país equivocado.

ADM.- Desencantado con la profesión o con lo que hay alrededor de esta profesión?

FJ. Lo segundo. Creo que falta humildad en este sector, hay demasiados divos y gente que se cree más que los demás por dedicarse al cine.

ADM.- Noto cierta reivindicación en tus palabras …

FJ. Sin lugar a dudas, mi filosofía de una “producción ética” para un equipo cinematográfico es difícil de inculcar en España. Muchos utilizan la frase “hacemos cine” para pasar por encima de todo y de todos. Recuerdo recientemente un rodaje donde al equipo técnico le daba lo mismo que nos estuvieran esperando hasta tarde en un restaurante. Cuando trabajamos en un rodaje la gente debería mirar con más perspectiva y humanidad, y reconocer que algunos de nuestros actos pueden perjudicar la vida cotidiana de los demás.

ADM.- Todos los problemas lo soluciona producción…

Esa declaración es propia de gente poco profesional. Una producción somos todos y entre todos tenemos que solucionar los problemas. No todo tiene que recaer en la figura del productor y sus ayudantes. Hacer un corto es formar una pequeña familia y el buen entendimiento es fundamental.

ADM.- ¿Has tenido momentos duros en tu carrera como productor?

Muchísimos, aunque también muchas alegrías. El momento más duro fue cuando echaron por tierra mis dos años de formación con los internos del Centro Penitenciario de Daroca. Su responsable tomó decisiones erráticas y provocó mi marcha de una manera muy desagradable.

ADM.-¿Y un momento feliz?

Estrenar recientemente el cortometraje “Amores Ciegos” en el Cine Capitol de Madrid, no tiene precio. Y que una directora tan brillante como Marisé Samitier confiase en mí sin conocerme de nada.

ADM.- ¿Qué es el éxito para ti?

FJ.- El reconocimiento del público. Algunos profesionales se olvidan de los espectadores. El cine hay que hacerlo para ellos.

ADM.- Siempre me ha llamado la atención tu manera de vender un cortometraje …

FJ.- También provengo del mundo comercial. Es indispensable vender al público todos y cada uno de los cortos que realizamos. Hacer un corto para guardarlo en un cajón es un error gravísimo.

Son bastante conocidas mis notas de prensa, donde vendemos todas nuestras producciones con un estilo periodístico digno de las grandes películas. Es hacer lo pequeño grande, aunque soy consciente que irrita mucho a la competencia. Y mi pregunta es, ¿y porqué ellos no lo hacen también ?.

ADM.- Cambiando de tema, ¿cuál es el presente del cine en Aragón?

FJ.- A nivel de largometrajes es desolador, en la creación de cortometrajes hay un movimiento importante no apoyado por instituciones públicas. Y por último, las productoras deberíamos colaborar más entre nosotros. No entiendo porque no es posible que dos productoras en Aragón no puedan colaborar entre sí. Para buscar coproducciones me he tenido que marchar a Cataluña.

ADM.-  ¿Cómo ha sentado los recientes premios a Impacto Producciones?

FJ. Estupendamente. Con mucho agrado. Ha sido un empujón para seguir adelante.

ADM. Hasta el momento ¿cuál ha sido el trabajo más importante a nivel de cortometrajes que ha realizado tu empresa?

FJ. “Amores Ciegos”. Con este proyecto nos dimos cuenta de que somos capaces de sacar adelante un proyecto de  largometraje a medio plazo.

ADM. ¿Tengo entendido que costó mucho trabajo el hacerlo. Qué destacarías de este proceso?

FJ. El equipo profesional que participó en el proyecto y que ha quedado un buen entendimiento a nivel técnico y artístico.

ADM. Este cortometraje está recibiendo muchos premios y reconocimientos. ¿Cuál es el último?

FJ. El corto ha sido seleccionado como finalista a ser nominado a los OSCAR de Hollywood del 2012.

ADM.- ¡Menuda noticia! ¡Te vemos en Los Angeles!

FJ.- Esta vez no va a ser posible, nos hemos quedado en las puertas. Pero lo volveremos a intentar. Hay que traer un Oscar a Aragón.

ADM.- ¿Qué sueño te falta por cumplir?

Que los directores con los que trabajamos colaboren más entre ellos y haya mucho más entendimiento. Que vean la productora como un grupo de amigos donde poder crear sinergias y colaboraciones. Una utopía.

ADM.- ¿Te volveremos a ver en la faceta de director?

Lo dudo mucho. No creo que vuelva a la realización. Estoy trabajando en un tratamiento que podría cristalizarse en una película. Pero si sale adelante lo dirigirá otro. Ya tengo un nombre en la cabeza.

ADM.- Muchas gracias Javier

FJ. Gracias a ti. Un saludo.

 

Aitana de Miguel

A %d blogueros les gusta esto: